Seis Arquitrabes
Fernando Espinosa Gutiérrez
seis arquitrabes
arquitectura técnica
Seis Arquitrabes
 
NOTICIAS

03-Jun-13

GUÍA DE GESTIÓN PREVENTIVA EN OBRAS DE COMUNIDADES DE PROPIETARIOS          

07-Dec-12

NUEVA GUÍA DE CONTENIDOS RECOMENDABLES DE UN PLAN DE SEGURIDAD y SALUD    

12-Nov-12

FERNANDO ESPINOSA PUBLICA UN LIBRO SOBRE CÓMO DOCUMENTAR LA COORDINACIÓN DE SEGURIDAD y SALUD    

27-Jun-12

ABSOLUCIÓN DEL COORDINADOR DE SEGURIDAD y SALUD DE UNA OBRA          

08-Dec-11

FORMACIÓN ESPECÍFICA DE LOS MONTADORES DE PLATAFORMAS ELEVADORAS DE CREMALLERA (PTDM)    

21-Oct-11

IMPORTANTE SENTENCIA EN MATERIA DE COORDINACIÓN DE SEGURIDAD y SALUD  

15-Sep-11

MUSAAT PUBLICA UNA GUÍA PARA GESTIONAR LA COORDINACIÓN DE SEGURIDAD Y SALUD    

01-Sep-11

FINALIZADO EL PERIODO DE DISTINTIVO DE CALIDAD TRANSITORIO DEL HORMIGÓN      

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7

 
¿MIS HONORARIOS SON LOS ADECUADOS? 01-Oct-15

 

 

 

 

 

 

¿Cuánto cobrar si eres coordinador de seguridad y salud?

Establecer unos honorarios dignos y a la vez competitivos

 

En los últimos años, y alimentado el debate con motivo de la ya casi eterna crisis económica, multitud de técnicos hemos mostrado nuestro malestar por el ínfimo importe que están alcanzando las ofertas profesionales de algunos “compañeros”: ingenieros, ingenieros técnicos, arquitectos y arquitectos técnicos, en cualquiera que sea el campo de actuación de éstos.

El asunto no es nuevo, pues artículos como “Honorarios ¿cómo saber cuánto cobrar?” En Colectivo Arquitectura, o más recientemente “Los honorarios de los técnicos en España son la leche” de Francisco Castro, y el “Escrito sobre quejas recibidas en el COACYLE por un anuncio en Internet de oferta de Certificado de Eficiencia Energética” del Decano del COACYLE, Álvaro Jaime Díaz, desarrollan ampliamente este debate.

Importes irrisorios y ridículos, que más bien son propios de practicar la competencia desleal, que de procurar ingresos que a buen seguro son inferiores a los gastos que dichos encargos profesionales generan. ¿Nos hemos preguntado alguna vez cuánto cuesta realmente elaborar y entregar al cliente un Certificado de Eficiencia Energética (CEE), o llevándolo al campo de la prevención de riesgos laborales, elaborar un Estudio/Estudio Básico de Seguridad y Salud (ESS) o una posterior Coordinación de Seguridad y Salud en fase de ejecución de obra (CSS)?

¿Sabemos realmente lo que cuesta un encargo profesional? ¿Durante alguna de nuestras actuaciones profesionales hemos ido reflejando las horas de trabajo en despacho, las visitas a obra, repercusión del seguro de responsabilidad civil, Mutua o Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), el coste del papel, tinta de impresora, consumo eléctrico, de teléfono móvil, desplazamientos, etc…?

Importes de 35,00 €, I.V.A. incluido, para un CEE, o 300,00 € para una CSS, ambos para una vivienda unifamiliar, no es ajustar los honorarios para captar clientes o procurar la supervivencia. Esas cifras sólo sirven para generar más gastos que ingresos, a la par que se destroza nuestra profesionalidad, y de manera automática, nuestro prestigio e imagen como técnicos, pues es absolutamente imposible desarrollar el trabajo de manera rigurosa en tales condiciones.

En esa actitud, y con los importes que circulan en prensa y las redes sociales de manera indiscriminada, parecemos decir al mercado que siempre hemos cobrado muy por encima de lo que realmente correspondía por nuestro trabajo. No estamos haciendo ni más ni menos que el caballo de Atila, el rey de los Hunos. De Othar se decía que por donde pasaba no volvía a crecer la hierba, y eso es precisamente lo que van a conseguir los “compañeros” que revientan el mercado con ofertas insultantes: que los honorarios nunca puedan volver a ser los de antes.

Cuando antaño existían las tarifas de honorarios, facilitadas por los Colegios Profesionales, simplemente las aplicábamos a nuestro cliente, incluyéndole o no un descuento, si lo estimábamos oportuno. La Comisión Nacional de la Competencia se encargó pronto de eliminar dichos valores, prohibiendo la existencia de tales tarifas, con el teórico fin de liberalizar los servicios y abaratar el coste para el ciudadano.    

A la par de esta situación, se ha hecho necesario, por razones evidentes, un reajuste económico en las cifras de nuestros honorarios, pero debiendo buscar el equilibrio entre una oferta que permita desarrollar el trabajo de la manera lo más exhaustiva posible y que ésta sea, además, altamente competitiva.

En mi caso, y para los encargos de Seguridad y Salud, empleo una hoja de cálculo que algunos compañeros ya conocerán, pues se incluye en la publicación “Consejos y documentos para coordinar la seguridad de una obra”. Es de extremada sencillez en su manejo, pues sólo se deben prever el número de horas de trabajo, su precio unitario, así como ciertos gastos colegiales, de vehículo, papel, etc.

Una vez consideradas las horas de trabajo en despacho, posibles visitas a obra, gastos de seguro o colegiales, denominados gastos directos, no cabe más que añadir los correspondientes a gastos generales y de impuestos nacionales, pues a veces olvidamos que de los beneficios declarados a la Agencia Tributaria, pagamos un porcentaje a la misma.

La hoja de cálculo, editada en Excel, presenta dos pestañas: una para el cálculo de la elaboración de un Estudio Básico o Estudio de Seguridad y Salud, y otra para la Coordinación de Seguridad en fase de ejecución. La segunda se divide en dos apartados:

  • Antes del comienzo de la obra: aquí se deben incluir las horas previstas para el estudio del proyecto y del ESS o EBSS, visita al solar, horas de revisión del plan de seguridad y salud, preparación de documentos de aprobación del mismo, tramitación colegial, gastos, etc.
  • Durante el transcurso de la obra: prevista para un cálculo mensual, en este caso debemos contemplar: horas de trabajo en despacho elaborando instrucciones o actas de reuniones, visitas a obra, desplazamientos, dietas si las hubiera, previsión de gastos por aprobación de anexos o modificaciones al plan de seguridad y salud, etc.

Este último importe obtenido, referido a cada mes que transcurra, se multiplicará automáticamente por el número de meses que hayamos incluido como plazo de ejecución en el encabezamiento de la hoja de cálculo.  

Por último, ambas pestañas de la hoja incluyen unos porcentajes casi siempre olvidados y no considerados. Se trata de los gastos generales que cualquier técnico puede tener: asesoría, repercusión de suministros: agua, electricidad, teléfono, amortización de mobiliario o equipos informáticos, etc., junto con el necesario beneficio industrial y la parte proporcional, estimada, que se debe abonar a la Agencia Tributaria.

Con mínimas modificaciones, podría adaptarse a otros encargos profesionales como: direcciones de ejecución, elaboración de informes periciales, informes de evaluación de edificios, proyectos de actividad, piscinas, demoliciones, etc.

La hoja de cálculo, que puedes descargar al final de esta página, es muy útil si se sabe utilizar de manera detallada. En mi caso optimiza mucho las ofertas económicas de los servicios profesionales que presento, aunque como supondréis, no es garantía de captación de nuevos trabajos o clientes.  

Confío que os resulte de mucha utilidad.

 

 

Texto: Fernando Espinosa Gutiérrez

Fotografía: fuente desconocida

 

Fernando Espinosa Gutiérrez
arquitecto técnico
Calle Marquesado de los Vélez, nº15, 3ºB· c.p.: 30.170 mula (murcia)
telf. / fax: 968 664 278 · email: yo@fernandoespinosa.es   Aviso Legal

Powered by O2W eSolutions